Vegetarianismo durante el embarazo

0

Ser vegetariana y estar embarazada no es incompatible, pero hay que cuidar la alimentación para que no sea un peligro para la futura mamá ni para el bebe, ya que el estricto vegetarianismo durante el embarazo (el que excluye todo producto animal), si no se controla el aporte de determinados alimentos, puede producir:

  • Déficit de vitamina B12, hierro y calcio
  • Déficit de aminoácidos esenciales

Cuando se practica el vegetarianismo durante el embarazo:

Aconsejamos consumir una serie de alimentos entre los que destacamos:

  • Cereales integrales en todas las comidas porque ayuda a completar las deficiencias que puede presentar la proteína vegetal cuando se toman alimentos aislados, es decir, para asegurarnos de que el aporte de proteínas es el adecuado, debemos incluir una mayor cantidad de cereales integrales y combinarlo con proteínas de más de una fuente en cada comida. Por ejemplo, tomar legumbres con arroz o con pasta.
  • Brotes de cereales y legumbres casi a diario, como germen de trigo y de soja.
  • Amplia variedad de verduras y frutas frescas a diario.
  • Frutos secos, sobre todo los que contienen hierro, como las almendras. Deben consumirse con moderación por su elevado contenido de calorías.
  • Levadura de cerveza, podemos añadirla a salsas y sopas, es rica en vitamina B y minerales como el hierro o el zinc.
  • Alimentos ricos en vitamina C para ayudar en la absorción del hierro y aumentar la resistencia del cuerpo a las infecciones.
  • Algas, son una valiosa fuente de proteínas, minerales y oligoelementos. Deben evitarse en casos de presión alta por su elevado contenido en sodio.

Los ovolacteovegetarianos percibirán valiosas proteínas, vitaminas y minerales de los lácteos, huevos y miel.

Los vegetarianos estrictos (veganos) deberán asegurarse el aporte de proteína vegetal a través de otras fuentes, como las legumbres y los frutos secos y su médico valorará si complementar la dieta con un suplemento de vitamina B12 al quedar excluidos huevos y lácteos.

La leche y productos procedentes de la soja, preferiblemente enriquecidos con calcio, pueden ser el sustituto de los lácteos.

Comparte si te ha gustado